El ABC del Aventurero

Por Cristina Sanabria.

Con B de Banco, C de casa, M de móvil y T de trabajo. Esas son las cuatro letras con las que tienes que lidiar a la hora de buscarte la vida en otro país.

Lo primero que tienes que pensar es cómo todo ese dinerito que tienes ahorrado va a pasar la frontera. Lo normal es que lleves una parte de dinero en efectivo, o hagas transferencias o que tengas una madre como la mía, que no se fía de mí, y cada vez que cambio de país me crea lo que ella llama “riñonera interior”, y lo que yo llamo “braga-monedero”.  Es la única manera de que mi madre respire tranquila y sepa que no voy a perder todo mi dinero nada más empezar mi partida.

Recién llegada a Sydney, lo primero que hice es dejar mi maleta en el backpaper (albergue de mochileros) que había reservado desde España. Estaba situado en Bondi Beach. Este precioso y maravilloso lugar al que llegue por azar, se encuentra al lado de la playa, así que lo primero que hice fue dar un paseo por la arena e impregnar mi esencia con el olor del mar. No obstante, no pude darme un baño porque no tenía biquini ya que me habían perdido la maleta. Así que tras este paseo decidí hacerme:

 ¡una cuenta del banco!

Los bancos aquí son de otra esfera. Mientras esperas te ponen té, café, pastas. Los banqueros son como las personas más simpáticas del mundo, que se ponen cuernos de renos durante las Navidades. Me atendió una mujer mayor, alrededor de unos 50 años, y me trato tan bien, que solo quería abrazarla y llamarla mamá. No hay ningún problema para hacer cuentas bancarias, no te piden ningún contrato, ni de casa, ni de trabajo. No obstante tendrás que vivir ese horrible momento en el que una señora te dice:

– Te voy a pasar por teléfono con una compañera que te va a deletrear tu contraseña de la cuenta bancaria.

 En el cual yo pensé:

– SEÑORI!!!!!Que los españoles no sabemos deletrear en inglés!!!  A (ei), I (ai), e (I) Que estas 3 vocales son un infierno para nosotros. Y así pasó, que Señora 2 se puso a deletrearme, y yo estaba igual que Peter en el capítulo de Padre de Familia en el que juega a la ruleta de la fortuna: A852 SIMBOLO DE BATMAN. Así que le tuve que decir a Señora 1 que escribiera ella mi contraseña.

Una vez terminada la cuenta del banco volví a mi hostal, el cual como he dicho antes alquilé sin ningún tipo de noción y al azar. Antes de ir a Australia pregunté en una agencia acerca del tema de viviendas, pero la verdad es que no fueron muy resolutivos, y me ofrecieron un par de residencias que costaban 250 a la semana. (Hola??¿?!) Así que decidí buscar por mi propia cuenta. Éste era el único hostal (YHA para los interesados) que tenía disponibilidad en diciembre, ya que aquí las navidades son temporada alta.

1897821_10152580375413098_991124299_n

1483431_10201778670682565_1715789937_n

mg_3026

Según pise Bondi Beach me enamoré. Me enamoré del lugar, del ambiente y de su paseo bordeando el Océano. Por ello, decidí buscar casa por esta zona situada a 20 minutos del bullicio de la ciudad. Y tuve la suerte de encontrarla a los tres días de llegar, a través de Gumtree, el buscador más famoso para viviendas y trabajos. El precio de las casas normalmente ronda entre los 150-200 dólares a la semana. Eso sí, compartiendo habitación. Olvídate en Australia de tener intimidad, porque los alquileres son muy caros.

Bondi es sinónimo de surf y de deporte. Hay un camino que ellos llaman “coast walk” por diferentes playas que bordean el Océano. Es un paseo infinitamente precioso, pero está lleno de gente corriendo y haciendo deporte. A mí personalmente me agobia un poco ver que la gente sea tan sana. Es como… ¡Vete a comer una hamburguesa! ¡Hombre ya!!! Todo el día hay haciendo surf y deporte. Cansinos.

1795644_831863133495438_23219613_n

Aquí lo normal es que la gente se levante a las 6 de la mañana para ir a correr o surfear antes de ir a trabajar. Les encanta levantarse antes de que amanezca. He de admitir que es la primera vez en mi vida que veo un amanecer porque he decidido levantarme para ir a verlo a las cinco de la mañana y no porque me he tomado dos copas y me he acostado a las cinco de la mañana. Que es lo que se hace de toda la vida en España,  pero aquí no. Ellos han nacido para vivir el día y nosotros la noche. Diferencia number one entre las dos culturas.

Al final del “coast walk”, pasando Bronte Beach, os encontraréis un cementerio.  Sinceramente es una de las cosas que más me ha llamado la atención de Australia. Él cómo los cementerios están situados enfrente del Océano. El contraste entre la vida y la muerte es inmenso, y creedme que el impacto visual que causa es una mezcla de sentimientos, todos ellos dibujados con tintes tan bucólicos que será difícil borrarlo de tus recuerdos.

IMG_3051

Autora
Cristina Sanabria

Articulos relacionados

Deja un comentario

Pin It on Pinterest

Share This